Artículo sobre el viaje olmeca 19-11 al 2-12-2016

 

¿Algo así todavía existe de verdad?

 

En busca de pistas en México,

el misterio de una alta civilización sin turistas

 

• ¿Sentirse como los descubridores de la "cultura olmeca", los arqueólogos de 1862?

• ¿Detenerse en las antiguas ciudades de templos que nadie visita, lejos de la masa del turismo?

• ¿Abrazar una cabeza colosal olmeca, más grande que tú, uno de los grandes misterios de la historia?

• ¿Tener el permiso de hacer ceremonias en las pirámides más sagradas, como sus habitantes hace 4000 años?

 

Sí, esto todavía es posible con los viejos "olmecas", que significa literalmente "gente de hule", un nombre inventado por los arqueólogos para una civilización olvidada, que hoy día es considerada la madre de las culturas sucesoras en Mesoamérica, como los mayas, zapotecas y teotihuacanos. Sin embargo, no se sabe ni de dónde venían, ni donde permanecieron.

Una cabeza colosal cincelada de piedra de basalto.
Una cabeza colosal cincelada de piedra de basalto.

Su cuna es la región costera con los sistemas fluviales fértiles en el Golfo de México, que también eran sus rutas de transporte. Pero su civilización creció relativamente rápido hacia Oaxaca, el Valle de México y hasta Yucatán, después desde el norte de México hasta Nicaragua en el sur. Quien sabe mirar detrás del velo del tiempo y contempla su impresionante arte de clase mundial, percibe un pueblo en su mayoría pacífico y conectado con el cosmos que no ha practicado una expansión agresiva, pero difundió su cultura más por comercio que por combate. Con su civilización refinada sin precedentes han impresionado a los vecinos en gran medida campesinos, "olmeca" se puso de moda y todo el mundo quería imitar el culto y la cultura de estos "hombres-jaguar".

Los olmecas ya habían inventado en aquellos tiempos, todos los altos logros culturales atribuidos a los mayas: desde 2000 antes de Cristo construyeron los primeros sistemas urbanos y pirámides de América. Fueron los primeros en erigir los representativos centros religiosos que más tarde fueron típicos, con la imponente pirámide que dominaba todo, y tenían un papel formativo para todas las civilizaciones posteriores. Ellos desarrollaron, como se reconoce recientemente, la "escritura más antigua totalmente funcional", un sistema numérico y el calendario de la cuenta larga; fueron los inventores del juego de pelota y los primeros petroleros (con el chapopote hicieron las pelotas). Sus poderosos sacerdotes que comunicaban con las estrellas, fueron los primeros consumidores de la "bebida de los dioses" llamada chocolate y enterraron mosaicos de piedra recién hechos, para sus ancestros y guías espirituales. Hay datos de que, incluso antes de los chinos, poseían la brújula. Los olmecas se dieron a conocer sobre todo por sus cabezas colosales, de hasta tres metros de altura, con grandes rasgos infantiles o negroides, que cincelaron a partir de duros bloques de basalto a menudo arrastrados desde cientos de kilómetros de la Sierra de los Tuxtlas –cómo, esto sigue siendo un misterio.

Demasiadas dudas están creciendo sobre la predominante teoría aislacionista de los olmecas como nativos americanos que una vez inmigraron a través del puente de Bering al continente. Historias transmitidas de antiguos sabios y chamanes de la región del Golfo, sin embargo, coinciden más con la teoría difusionista ocultada, según la cual los antecesores de los olmecas como navegantes experimentados de los mares habían colonizado la región del Golfo y trajeron elementos culturales de Egipto, China, Polinesia y África.

Trayecto del viaje de Villahermosa (Tabasco), La Venta, al “corazón de Olman”, San Lorenzo, Tres Zapotes, subiendo a la mesa de Oaxaca, luego hasta Teotihuacán.
Trayecto del viaje de Villahermosa (Tabasco), La Venta, al “corazón de Olman”, San Lorenzo, Tres Zapotes, subiendo a la mesa de Oaxaca, luego hasta Teotihuacán.

Con tanta relevancia histórica es siempre asombroso, en el sistema urbano imponente de Laguna de los Cerros, no haber encontrado, ni siquiera después de cinco años de viajes a sitios olmecas, ni un solo visitante aparte de nuestro grupo de viajeros. Los sesenta minutos de terracería que nos llevan sin señalamientos, a uno de los sitios olmecas más importantes, San Lorenzo, a causa de los baches, se multiplican cada año más. San Lorenzo que se encuentra en cada libro escolar, cuenta con un pequeño pero excelente museo con una de las cabezas colosales más bellas (¡para tocar!), pero apenas si hay visitantes. El chamán y guardián moderno de la antigua cultura olmeca, José Manuel, nos enseña el significativo disco solar de piedra, de casi dos metros de diámetro, que se encontró hace un par de años cerca de ahí. Justo, en el jardín, se ha quedado, a nadie le interesa. Nos comenta como la política de turismo no tiene ningún interés que los viajeros visiten estos lugares. "Demasiado poco pomposos, los montículos verdes de los sistemas urbanos, demasiado desconocido y misterioso, donde existe el riesgo de tener que echar por la borda la historia conocida. No quieren que les roben el show a los mayas." Porque la insignia turística de la cultura maya es alta en México, en un país para el cual la industria del turismo con el 8% del producto interno bruto es vital.

Absurdamente es exactamente esta tranquilidad lejos de los flujos inducidos de turistas y la vibración de lo primigenio en estos antiguos lugares sagrados que tanto gozamos. Sí, fuimos al parecer el primer "grupo de viaje olmeca" que vienen a visitar a estos santuarios remotos. Los políticos locales en cambio, se alegraron tanto que viajaron desde el Ayuntamiento de Jáltipan, Veracruz, nada menos que dos delegados, hacia la isla del río retirada a la ciudad olmeca de Ahuatepec y nos dieron la honorable bienvenida allí. Incluso participaron con respeto en nuestra ceremonia, que se nos permitió llevar a cabo entre la Pirámide de la Luna y del Sol, y de este modo mostraron su apertura espiritual e interés para la cultura de sus ancestros. ¡Por fin, un par de extranjeros interesados en el legado cultural de su región, por fin, turistas! ¡Y además saltan por las "ruinas" y se sientan durante horas con las piernas cruzadas en todas partes!

Las figuras celebres de jade de La Venta, Tabasco, con sus cráneos alargados, representan una ceremonia de sacerdotes.
Las figuras celebres de jade de La Venta, Tabasco, con sus cráneos alargados, representan una ceremonia de sacerdotes.

Para la persona espiritualmente interesada, los olmecas son más que signos de interrogación de los científicos o pelele empolvado de los políticos, son una puerta de entrada al antiguo conocimiento cultural que –igual con la cultura madre de Europa, las celtas– por ciertas razones, en la actualidad parece algo de difícil acceso. Sin embargo, si uno está dispuesto a tirar por la borda los viejos paradigmas, y cómo los chamanes, a escuchar al anciano, a las piedras y al viento, entonces la vieja historia comienza a salir en toda su verdad. Entonces se oye cantar a los niños olmecas en el tiempo paralelo con alegría y recuerda el culto a la juventud de aquel tiempo, que mucho tenía que decir en asuntos de gobierno, lejos del adultismo occidental moderno o culto a los adultos, donde los niños ante todo son moldeados por el molino educativo.

Entonces te mueve hasta las lágrimas el águila que viene dar vueltas sobre nuestras cabezas exactamente cuando estamos parados encima de la primera pirámide de América, en La Venta, con sus 31 metros de altura, hecha de tierra apisonada. Es entonces, cuando el culto sagrado y respetuoso a los estados superiores de conciencia de repente, después de unos ejercicios físico-energéticos, se vuelve comprensible e internamente repetible. Esta es una razón, por cierto, por qué vamos a las montañas de Oaxaca y pasamos una noche en el círculo ceremonial con la abuela Julieta Casimiro y sus niños santos, los hongos mágicos (para quién gusta). Se ha dado a conocer en todo el mundo como la 13a. abuela del "Consejo internacional de las 13 Abuelas Indígenas". Así continuamos viajando en nuestra búsqueda de pistas de una de las culturas antiguas más enigmáticas del mundo, sucursal de las culturas niños de Lemuria que está por revelar sus secretos poco a poco, como si apenas ahora fuera el tiempo de saber más de estos "olmecas". Se nos hace la piel de gallina por la belleza y la energía armónica en el santuario olmeca de Chalcatzingo con una pirámide redonda y relieves rupestres, a dos horas al sur de la Ciudad de México (!) y cerramos felices en la Pirámide del Sol de Teotihuacán, la ciudad de los dioses. Para volver a casa, renacidos y reconectados.

Los maravillosos „gemelos“ en su sitio de encuentro a un costado de la pirámide de Azuzul, cortesía de Abuelo Felipe, 1987.
Los maravillosos „gemelos“ en su sitio de encuentro a un costado de la pirámide de Azuzul, cortesía de Abuelo Felipe, 1987.

Abuelo Felipe es reconocido por los pueblos de la zona como un líder intelectual de este nuevo movimiento que busca regresar la herencia cultural milenaria de los olmecas como una nueva identidad social y étnica a la población rural. A media altura de un costado de la pirámide gigante en Azuzul, bajo la maleza en medio de su terreno (a donde tampoco nunca llega un turista) en 1987, fueron descubiertos los llamados gemelos de roca basáltica, con un tocado aparentemente egipcio, al lado de dos grandes y hermosas figuras de jaguar. Hoy en día cuentan como las obras de arte más importantes del MAX, Museo de Antropología de Xalapa, Veracruz, con su más distinguida colección olmeca en el mundo. Cuando el abuelo Felipe habla con voz advertidora y casi resignado de dar a conocer la cultura olmeca, de un saber ancestral que se revela gradualmente en un futuro próximo, pero también de arqueólogos y reporteros que simplemente se llevaron antiguos artefactos olmecas que los residentes les mostraron lleno de confianza, o de turistas europeos que no podían respetar los secretos encomendados en ceremonias –nunca de sus ojos habla celo misionero, pero siempre un amor muy profundo. Este amor de corazón hemos visto en tantas personas que encontramos en el viaje. Como si el amor sea el mensaje más importante para este tiempo.                          Pascal K'in Greub, San Lorenzo, México, julio 2016

 

Laguna de los Cerros, una de las más grandes ciudades hoy visibles de los olmecas. Ceremonia en la pirámide del Sol.

 

Pascal K'in Greub por primera vez llegó a México desde Suiza hace 16 años. Dirige a través de la Asociación sin fin de lucro “Tiempo del Corazón” el nuevo centro de sanación "Recinto natural SEMUK Valle San Lorenzo" en la Sierra Norte de Puebla, donde también trabaja con la populación local. Es conferencista, escritor, hombre de medicina y maestro de ceremonias y guía a los viajeros interesados a un viaje espiritual interno y externo a los lugares sagrados de los antiguos olmecas:

El Sendero de la Medicina Madre” - 19 nov al 2 dic 2016 (viaje con nuestro bus cómodo que nos lleva directamente a los sitios sagrados, estancia en hoteles de 4 estrellas, diariamente meditaciones y rituales)               mayor información        video aquí


Write a comment

Comments: 0
Suscríbete al Boletín/Subscribe for Newsletter ClubLaFuente (Escuela Online) Regístrate a un Evento/Register for an Event Descarga Productos del Shop/Download products form the Heart-Shop Facebook Fanpage español Twitter Pascal K'in Greub Suscríbete al Canal/Suscribe to Channel Pascal K'in Greub Recibe el Blog en tu correo/Receive Blog in your Inbox

FECHA

LUGAR

EVENTO

Siempre

Taller de la Vida
Lista de espera

San Lorenzo

Sesiones individuales
26 Ago

Oaxaca

Conferencia Reconcíliate con tu Historia de Vida
25-27 Agosto

Oaxaca

Sesiones individuales
27-29 Oct

San Lorenzo

Retiro Reconcíliate con tu Historia de Vida

18 Nov -  

1 Dic

Villahermosa

Viaje Olmeca


 

Heart-Time TV

Tiempo del Corazón TV

+ BLOG Esp / De

Terapias

Recomienda/Empfehle uns/recommend:

Join/Síguenos en

Facebook español /

Facebook deutsch

Trabajamos sin sustancias psicotrópicas.

We work without psychotropic substances.

Wir arbeiten ohne psychotrope Stoffe.